PALABRAS DEL DOCTOR GOIZ

 

Los Ejes Biomagnéticos de Cuerpo Humano

En 1993 tuve la oportunidad de utilizar las barras magnéticas con el fin de
polarizar el agua y provocar el efecto de “par bioquímico” para acarrear
nutrientes hacia el interior del organismo y toxinas hacia el exterior; fenómeno
que teóricamente se consigue con el agua ionizada.
Existe la teoría de que el transportar coloides dentro de los espacios
potenciales que se crean por la polarización del agua, puede mejorarse la salud
en razón de que estos coloides acarreados actúan como nutrientes de las
células y que al mismo tiempo pueden desplazarse toxinas de ellas mismas, ya
que por pruebas de laboratorio se ha podido observar que la absorción de agua
se incrementó en los organismos cuando ésta -agua-, se encuentra ionizada.
En el organismo humano también es común observar que el agua destilada es
irritante de las mucosas y en cambio el agua con coloides es bien tolerada al
grado de utilizar esta vía para mejorar la hidratación como en el caso de los
sueros aplicados por vía endovenosa.
Sin embargo, cuando tomamos vitaminas y minerales en exceso, tanto estos
productos como otros nutrientes naturales no son bien absorbidos.
En igual forma, la edad presume un déficit de la absorción que no se ajusta a lo
normal por el simple acto de comer más y a ello se debe que pueblos bien
alimentados tengan problemas de mala nutrición y, pueblos con poca
alimentación aprovechen al máximo esta cualidad de los coloides en el agua
ionizada.
De acuerdo a un trabajo del Doctor Alexis Correl, quien trabajó para la
Rocheffeler Fundation, se demostró que “la célula es inmortal. Si en la práctica
diaria se degenera, envejece o muere, es sólo por el fluido en que flota, de tal
forma que si se le mantienen en un fluido apropiado con renovación de
elementos adecuados, teóricamente, se puede mantener viva en forma
indefinida”.
Es de todos conocida que al nacer contamos con un porcentaje de agua
corporal del 80% y ésta disminuye en relación directa a la edad, llegando hasta
un 70% en la edad adulta, pero esta proporción no sería tan significativa si el
agua, o sea, el medio en que flotan las células, fuese apropiada y se cree que
lo que desplaza el agua de las células son toxinas y radicales libres.
Esta pequeña introducción sólo me sirve para justificar el uso de barras
magnéticas con el fin de polarizar el agua que empecé a utilizar en 1993 para
mejorar la salud de mis pacientes, sin embargo, mi interés decayó porque los
resultados no son tan evidentes y porque la naturaleza crea estos fenómenos
en forma natural, ya sea por caídas de agua, por deshielos, por agua que corre
o por consumo de jugos de fruta y verduras naturales; el problema es que cada
día se pierde el contacto con la naturaleza y consumimos agua hervida,
purificada, ultrafiltrada, pasteurizada y esto hace que se pierdan los grados de

polarización y de coloides naturales; más aún en el caso de los jugos
comerciales y de otros productos naturales, estos espacios potenciales van
ocupados por metales tóxicos o por edulcorantes artificiales o por
conservadores químicos que son transportados hasta las células y las intoxican
y las envejecen prematuramente.
Tratando de buscar un nuevo uso para las barras ionizantes y toda vez que
acudían pacientes con disfunciones sin evidencia de patología, me propuse
buscar la presencia de fenómenos bioenergéticos que distorsionaron en forma
segmentaría el pH orgánico y lo conseguí, llegando a la conclusión de-que; así
como existen dos polos de rotación de la tierra, el geográfico y el magnético,
también existen dos grupos de ejes que cortan en segmentos al cuerpo
humano: ejes anatómicos y ejes biomagnéticos. Los primeros son bien
estudiados y se utilizan principalmente para la anatomía y para valorar la
postura corporal que como es sabido dividen en planos al cuerpo humano:
antero posterior, lateral y supero inferior o transversal.
El primer eje de simetría, antero posterior, se traza de la porción media de la
frente, bajando por el filo de la nariz, el mentón, la porción media longitudinal
del esternón, el ombligo, la sínfisis del pubis y cae en medio de los dos pies.
El segundo eje o lateral parte de la porción media de la cabeza, pasa por la
oreja, baja por el hombro, la línea axilar media, el trocánter mayor y llega al
maleólo externo del tobillo.
El eje transversal corta el cuerpo humano a la altura del ombligo en dos planos,
superior e inferior.
En el caso de los ejes biomagnéticos, aunque son paralelos a los geográficos,
el punto de simetría se encuentra en el borde izquierdo del esternón, a la altura
del 5o arco costal.

psicologia-de-los-colores2

paquete neodimio

paquete principiante

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.