Sales de Schüssler ,para que sirve cada una de ellas

img_sales

saludos a todos los que no siguen en nuestro blog aqui publicamos para que sirve cada sal en nuestro organismo.

Sales de Schüssler

Desde el punto de vista químico la célula está compuesta de dos tipos de sustancias: las orgánicas y las inorgánicas ominerales, asociadas ambas en estrictamente fijadas combinaciones bioquímicas. Cuando aparece una rotura de dicho equilibrio, se establece en la célula un desequilibrio mineral, no pudiendo a partir de ese momento ser fabricado en las proporciones justas e indispensables Por lo tanto los fenómenos vitales serán alterados, y esto nos conducirá a la enfermedad.

La aparición repentina de una carencia mineral posibilita la producción de productos más o menos nocivos y determina un exceso de elementos orgánicos embarazosos.

Las sustancias que entran a formar parte de la composición de la célula son las mismas que luego se encuentran en las cenizas, después de su calcinación.

SchüsslerEl tratamiento con las llamadas SALES BIOQUÍMICAS o SALES DE SCHÜSSLER, constituye una terapia de terreno que emplea un conjunto de 12 sales inorgánicas las cuales ejercen una acción bioquímica cualitativa en relación con la puesta en marcha de actividades fisiológicas debilitadas o alteradas.

Este método se basa principalmente, en el hecho fisiológico de que tanto la estructura como la vitalidad de los órganos del cuerpo dependen de ciertas cantidades proporcionales de constituyentes inorgánicos, que son necesarias para su mantenimiento y correcto funcionamiento. Es decir, determinada sal se encuentra en un órgano, lugar o tejido específico en una concentración significativa, debido a que sobre ellos está ejerciendo una acción bioquímica, fundamental para la adecuada funcionalidad del metabolismo.

Dice el doctor Schüssler en  Una terapéutica abreviada: “El hombre fue hecho de aire y tierra. La actividad de las plantas le dio vida. Después de la muerte el cadáver se trasforma en aire y cenizas, las cuales son aprovechadas por las plantas para desarrollar nuevas energías. Estos conceptos me indujeron a crear la terapéutica bioquímica”.

Se realizaron estudios acerca de la composición inorgánica de los distintos órganos del ser humano, calcinándolos y estudiando químicamente el resultado de la incineración, es decir, las sales inorgánicas constitutivas de los distintos órganos y tejidos.

Los resultados de los análisis sobre las cenizas del cuerpo realizadas por Schank, aportan que los constituyentes inorgánicos son: fósforo, azufre, sodio, potasio, calcio, magnesio, cloro, flúor, yodo, silicio y trazas de cobre, cobalto, níquel,manganeso, estaño, zinc, oro, mercurio, aluminio y arsénico.

1 – Calcium fluoratum, la elasticidad

Arrugas, estrías, hemorroides, varices, esmalte dental débil, crecimiento irregular de las uñas, hongos en uñas, formación excesiva de callos, psoriasis, pústulas de acné endurecidas, verrugas duras, cicatrices desfiguradas, piel agrietada, rasguños, hendiduras en la boca, dedos de los pies en forma de martillo, espolones óseos.
Ayuda al tratamiento contra el raquitismo y disminución de la masa ósea (osteoporosis).

2 – Calcium phosphoricum, los huesos y los dientes

Ayuda a la recuperación después de fracturas óseas, eliminar el dolor del crecimiento, la producción lenta e insuficiente de los huesos en niños y adolescentes, debilitación del organismo, crecimiento alterado de los dientes, dolor de muelas.

También para espasmos en los bebés, espasmos musculares, hormigueo y rigidez de brazos y piernas, nerviosismo, propensión a hemorragias nasales y picores de la piel en la vejez.

3 – Ferrum phosphoricum, los primeros auxilios

Se usa para cualquier fiebre y se le considera el segundo Aconitum, por su capacidad para bajar la temperatura. Se suele dar cuando el paciente, además, presenta debilidad por la fiebre.

Alteraciones en el metabolismo del hierro, sistema inmunológico débil, pequeñas lesiones (externas e internas), quemaduras de primer grado, problemas de memoria y concentración, mala circulación (pies y manos frías).

También para dolores musculares, alteraciones en el crecimiento de la piel, cabello y uñas, inflamación nasal, tos, amigdalitis (también con fiebre).

Ayuda al tratamiento contra la diarrea y la gastritis.

4 – Kalium chloratum, las membranas mucosas

La bronquitis, nariz congestionada, erupciones cutáneas (eczemas), inflamación de la mucosa estomacal e intestinal, conjuntivitis, bursitis, artritis y todas las inflamaciones que son provocadas por la fiebre.

Ayuda al tratamiento médico de quemaduras de primer y segundo grado, inflamación de la vaina del tendón y herpes zóster.

5 – Kalium phosphoricum, la mente y el sistema nervioso

Para tratar la dermatitis del pañal, el agotamiento mental, emocional y físico, los grados de debilidad (después de situaciones de estrés), insomnio causado por nervios, falta de energía, desánimo, calambres, alopecia localizada e hiperactividad en niños.

Ayuda también al tratamiento contra la depresión, debilitación de los músculos y del corazón y la parálisis.

6 – Kalium sulfuricum, la inflamación crónica

Todo tipo de alteraciones en la piel (crecimiento irregular de las uñas de los pies y manos, heridas de lenta curación, erupciones con pus y escamas que supuran en la piel).

Desequilibrios del hígado, para la saturación de toxinas en el hígado y para todo tipo de inflamaciones de la membrana mucosa, para la rinitis crónica, y el dolor reumático no localizado.

Ayuda también al tratamiento clínico de las formas graves de las enfermedades mencionadas, además de la psoriasis, depresión y ansiedad.

7 – Magnesium phosphoricum, los calambres y dolores

Se la considera la aspirina homeopática, ya que se suele utilizar para dolores de cabeza y musculares.

Ataques de tos, calambres en las piernas, estómago, los vasos sanguíneos (como la migraña), la menstruación dolorosa, los dolores de dientes y de estómago de los niños, asma, espasmos musculares, cólicos, insomnio, sobreexcitación, agitación, pánico escénico, ansiedad derivada de los exámenes y agitación nerviosa.

Además reduce los dolores reumáticos.

Ayuda también al tratamiento clínico de dolores graves, calambres, dolor de riñón y vesícula biliar.

8 – Natrium chloratum, el equilibrio de los fluidos corporales

La sequedad de la piel y membranas mucosas, diarrea acuosa, estreñimiento, gastritis con vómitos acuosos, secreción nasal abundante, lagrimeo imprevisto de los ojos (con viento), edemas (hinchazón) provocada por causas diversas como picaduras de insectos, dolor de muelas con producción de saliva, erupciones con ampollitas acuosas, depresión con llantos, debilitación general, perdida de fuerza y dolores reumáticos.

Ayuda también en el tratamiento clínico de la diarrea o vómitos frecuentes.

Es útil también para la eyaculación precoz o tardía, caída del vello genital, impotencia y problemas de erección.

9 – Natrium phosphoricum, el equilibro ácido-base

Los dolores digestivos en niños pequeños (cólicos, flatulencias) y adultos, después de comidas copiosas, trastornos de digestión cuando se consumen alimentos grasos, vómitos con sabor ácido, reflujo ácido, ardor estomacal y acidez, diarrea maloliente.

También para problemas respiratorios causados por asma, síntomas de gota en las articulaciones de las extremidades (dedos del pie) y acné facial debido al metabolismo.

10 – Natrium sulfuricum, la eliminación de toxinas

Estreñimiento, diarrea, dificultad para digerir grasas, heces de color claro, flatulencias, cólicos, edema, erupciones en la piel con ampollas, acné.

También para enuresis nocturna, inflamaciones debidas a un resfriado caracterizadas por mucosidades amarillas verdosas, dolores reumáticos que empeoran con frío y humedad, tendencia a la melancolía y depresión.

Ayuda también a reforzar el tratamiento clínico de la diabetes.

11 – Silicea, el cabello, las uñas y la piel

La supuración de la piel, furúnculos, fístulas, enfermedades reumáticas de las articulaciones, artritis, trastornos de los discos vertebrales, osteoporosis, problemas de crecimiento, tendinitis, endurecimiento de las arterias.

También para sudor excesivo, síntomas de envejecimiento prematuro (arrugas faciales), quemaduras, cabello y uñas frágiles, alopecia, crecimiento irregular de las uñas y acné.

Su uso continuado puede provocar cierta sequedad en las mucosas.

12 – Calcium sulfuricum, los procesos depurativos

La supuración de la piel y membranas mucosas, trastornos de crecimiento, problemas reumáticos crónicos.

Alteraciones en el funcionamiento hepático, inflamación de los nódulos linfáticos por hinchazón (acudir al médico), dolor, enrojecimiento y bronquitis.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.