PALABRAS DEL DOCTOR GOIZ

dr_goiz

Con fines didácticos divido en cinco capítulos el estudio fundamental de El Par
Biomagnético para su mejor comprensión.
1. El Polo Biomagnético
2. El Par Biomagnético
3. El Diagnóstico Biomagnético
4. La Terapia Biomagnética
5. Biomagnetismo Médico

El Polo Biomagnético
El concepto cuántico de la materia viene a demostrarnos que existen tres
elementos inseparables en la composición íntima del átomo: el electrón como
elemento cinético en perpetuo movimiento, prácticamente sin materia
mensurable, más bien como nebulosa energética que le proporciona sin
embargo al átomo su capacidad de asociación. La masa del átomo
representada por el protón y por los neutrones de su núcleo estable; y un
espacio de proporciones tales que da estabilidad al fenómeno cinético del
electrón, aún cuando su polaridad sea contraria a la del núcleo. La energía
concentrada en estas estructuras es tan grande que apenas nos la imaginamos
en relación a la fórmula ideada magistralmente por Einstein: E = me2.
La asociación de átomos así como la disociación de los mismos, obedecen a
reglas estrictas que nos permiten explicar en forma comprensible su
comportamiento. Sin embargo, conforme se van conjugando los átomos para
formar compuestos, tejidos y órganos, hasta llegar a conseguir un ser perfecto
como el hombre, las complicadas reglas de los quantums, ya no son suficientes
y tenemos que aceptar finalmente al proceso vital en todas sus
manifestaciones como tal, sin otro argumento que referir su comportamiento
ordenado de los organismos celulares y multicelulares a un “código genético”,
pero siempre en función de masa, energía y espacio.
Lo infinitamente pequeño como lo infinitamente grande, tienen
comportamientos semejantes de atracción y repulsión magnética y de cinética
de sus partículas o elementos y obedecen a las mismas leyes fundamentales
de cargas y de resonancias que finalmente mantienen el equilibrio universal,
sin llevarnos -como se predijo- a un colapso final en donde toda la materia se
concentraría y quedaría anulado el proceso vital, sin el espacio necesario para
sus manifestaciones.
El átomo de hidrógeno, a pesar de su estructura tan elemental, juega sin duda
el papel más relevante en los procesos bioquímicos, ya que se encarga de
asociar a otros átomos de mantener dicha asociación estable con un equilibrio
de cargas tanto positivas como negativas, definiendo con ello las propiedades
ácido-básicas.
Este equilibrio cinético de cargas nos permite entender el concepto
fundamental de neutralidad energética en donde las cargas tanto positivas
como negativas persisten en un nivel energético final de igual magnitud,
aunque de diferente polaridad, que no interfiere con los procesos vitales de la
homeostasis celular u orgánica, mientras estén en resonancia bioenergética.
Es común que asociemos a los fenómenos eléctricos con los magnéticos aún
cuando en tanto los primeros – eléctricos- son consecuencia inmediata de los
segundos, éstos – los campos magnéticos-, pueden existir sin la presencia de
los primeros; ahí que tanto las cargas positivas como las negativas, pueden
subsistir en estados energéticos puros como consecuencia de campos de
resonancia magnética, ya sean generados por la cinética de los electrones de

los elementos o como consecuencia de las concentraciones de hidrogeniones
en los compuestos orgánicos.
Estas concentraciones de hidrogeniones son mensurables por medio de
reactivos que determinan el pH de la sustancia que soporta la concentración ya
sea en déficit, en exceso o en equilibrio, pero hasta ahora no es posible hacerlo
en forma directa, en órganos internos de los seres vivos.
El Dr. Richard Broeringhmeyer logró la medición de los polos biomagnéticos
generados por la concentración anormal de hidrogeniones en forma externa,
cualitativa e indirecta, por medio de la resonancia energética de campos
magnéticos de mediana intensidad que nos permite saber de inmediato e “in
situ”, la presencia de los polos biomagnéticos, así como su polaridad
específica.
De acuerdo a las observaciones del Dr. Broeringhmeyer, sólo se generan
disfunciones en los órganos que soportan las distorsiones del pH y no le
concede valor terapéutico al fenómeno de despolarización, tal vez porque no
intuyó el concepto de Par Biomagnético o tal vez porque no está permitido en
su país el procedimiento.
Es común para el médico medir la temperatura corporal, la presión arterial, la
frecuencia cardiaca, la frecuencia ventilatoria. La conducción eléctrica de los
nervios periféricos, los procesos eléctricos del corazón, pero muy pocas veces
los aspectos energéticos puros como la capacidad al esfuerzo máximo,
procedimiento común en fisiatría y sólo el Biomagnetismo Médico, puede medir
la energía bioenergética producida por la concentración alterada de los
hidrogeniones o de los radicales libres, que a su vez se generan por la
presencia de microorganismos o de toxinas en los órganos que los soportan, ya
que toda la materia obedece a cambios de presión, de temperatura, de
humedad o de atracción electromagnética, de tal suerte que, cuando un órgano
se sale de su nivel de energía, en donde a pesar de dicha alteración se siguen
llevando a cabo los procesos de su metabolismo, los campos magnéticos de
mediana intensidad pueden medir en forma indirecta y cualitativa dichas
distorsiones, provocando el acortamiento o la elongación del hemicuerpo
derecho. El hemicuerpo izquierdo se mantiene estable porque el corazón lo
despolariza con cada latido, al producir una onda electromagnética alternante.
De acuerdo a la teoría del Dr. Broeringhmeyer y de acuerdo a la lógica del
proceso y ambos con base en la Ley Universal de Cargas, la despolarización
debe conseguirse aplicando un campo magnético de polaridad contraria a la
del campo bioenergético producido por los organismos, para atraer los iones de
hidrógeno o los radicales libres de polaridad contraría hacia el exterior del
organismo. También el Dr. Broeringhmeyer aceptó que sólo habría
disfunciones secundarias a los procesos de polarización de los órganos
internos y que en el caso de los polos con cargas positivas se producirían
excitaciones funcionales y en los de polaridad negativa, disminución de su
función normal.El Par Biomagnético, viene a confirmarnos – como después lo veremos-, que la polarización bioenergética de un órgano trae como consecuencia, a corto o mediano plazo, procesos degenerativos finales. De cualquier forma, el concepto de Polo Magnético, descubierto y explicado por el DR. Richard Broeringhmeyer, así como la medición cuantitativa e indirecta de los mismos por medio de imanes de mediana intensidad, es la base de todo el estudio que ahora culmina con el entendimiento formal de las patologías orgánicas desde el punto de vista de la bioenergética; así como de su correlación clínica y de su tratamiento por medio de campos magnéticos, con o sin la asociación de otros procedimientos terapéuticos de orden farmacológico o quirúrgico.

El Par Biomagnético

1267830805_78576954_1-PAR-BIOMAGNETICO-DEL-DR-GOIZ-TECAMAC
Defino el par biomagnético como el conjunto de cargas que identifican una
patología y que está constituido por dos cargas principales de polaridad
opuesta, que se forman a expensas de la alteración fundamental del pH de los
órganos que la soportan.
De esta dualidad bioenergética se desprende otro principio fundamental al que
llamo Nivel Energético Normal (NEN).
El NEN define los límites bioenergéticos en donde se llevan a cabo todos los
procesos metabólicos celulares de los organismos humanos y que en razón de
temperatura no puede salirse del límite de apenas un grado centígrado (36 a
37). En razón de absorción electromagnética está en el orden de los 400
Amstrongs (Dr. Moncayo, UNAM) y en razón de pH está muy próximo al valor
neutro de la escala convencional, con tolerancia de apenas tres décimas en
ambos sentidos.
Todas las consideraciones fisiológicas, bioquímicas, biológicas, inmunológicas,
psicológicas y hasta sofrológicas de los organismos humanos se llevan a cabo
en condiciones de normalidad dentro de este nivel de energía y quizá, el
considerar que la patología también se lleva a cabo dentro de estos niveles
energéticos, es lo que nos ha hecho tan ineficiente en nuestros tratamientos
médicos, porque la naturaleza dentro de estos niveles de energía es perfecta y
no admite errores.
La alteración bioenergética del NEN obedece a la Ley del Todo o Nada –
semejante a la de Reobase Muscular-, es decir, que existen fenómenos
naturales que sacan todo un órgano de su nivel energético normal en un cierto
límite después del cual el fenómeno persiste independientemente de que el
fenómeno que lo causó exista o no, y parece ser que dicho límite energético
está en el orden de los 1000 Gauss o sus equivalentes energéticos, ya que la
despolarización bioenergética por medio de imanes naturales también obedece
a cargas superiores a los 1000 Gauss y no tienen efectos potenciales
magnéticos inferiores, pero en ambos casos, tanto la polarización como la
despolarización el efecto es similar, es decir que por arriba de los 1000 Gauss
la despolarización es efectiva y definitiva, sin importar que se apliquen campos
mucho más energéticos -hemos probado hasta 50 000 gauss y el efecto es
totalmente similar.
Ciertamente que debe existir un dieléctrico natural que permita que las cargas
en condiciones normales no se fundan dentro del NEN ya que éste, a su vez,
actúa como tal – dieléctrico- en relación a los focos biomagnétícos que se
forman en condiciones de patología o de disfunción orgánica; es decir, que en
tanto el NEN actúa como dieléctrico para la formación y estabilidad de cada Par
Biomagnético, existe otro dieléctrico que permite la homeostasis, aspecto que
no es considerado en la bioquímica pero si en la bioenergética.

No entendemos aún por qué -cuando lo entendamos se acabaran las
enfermedades- se polariza en un instante todo un órgano hacia el lado positivo
por exceso de iones de hidrógeno cayendo en un estado de acidez en su
totalidad y esto, a su vez, condiciona como consecuencia necesariamente
lógica la polarización de otro órgano en sentido opuesto, es decir, hacia la
alcalinidad por déficit de hidrogeniones y presencia de radicales libres
complejos con polaridad negativa.
Como principal teoría de la génesis del polo positivo, pienso que se trata de la
presencia de un elemento muy activo con polaridad negativa (el flúor), que
asociado a metales pesados que sirven como catalizadores inician la
acumulación cuantitativa de iones de hidrógeno en un proceso inverso a la
desintegración atómica; es decir, una reacción en cadena en sentido inverso
que condensa la materia por acumulación exagerada de hidrógenos –
¿reintegración atómica?
Como ya sabemos, el hidrógeno es el principal aglutinante de la materia
orgánica y constituye el enlace más fuerte de las moléculas; pero que además,
desde el punto de vista cinético, es la cremallera que une los átomos de
carbono, oxígeno, nitrógeno y todos los demás componentes de las sustancias
orgánicas, puesto que se comporta simultáneamente como electronegativo
cuando es elemento y como electropositivo cuando es ion, y todo ello depende
de la dinámica de la nebulosidad energética conocida por nosotros como
electrón.
Queriendo acercarnos a la comprensión íntima de los procesos vitales tratamos
de intuir teorías que satisfagan nuestros principios científicos y nuestras
inquietudes filosóficas; pero independientemente de que lo consigamos o no,
quede sentado que debemos considerar a las manifestaciones normales de los
organismos vivos dentro de un nivel energético común y a las manifestaciones
patológicas, fuera de él.
Así pues, en el polo positivo empiezan a suceder una serie de fenómenos
como consecuencia inevitable y cruelmente lógica de la carga biomagnética; en
primer lugar se establece una acidosis del órgano afectado, en seguida, se
acorta la materia y por lo mismo el órgano decrece en sus dimensiones,
posteriormente ocurre la disfunción del órgano y finalmente ocurren fenómenos
degenerativos; todo ello en presencia de virus.
En el polo negativo ocurren fenómenos semejantes pero de polaridad contraria,
es decir, negativa. En primer lugar se establece una alcalosis del órgano que
soporta el polo negativo, inmediatamente después ocurre la distensión de su
materia que condiciona a su vez un estadio de flogosis y de edema,
posteriormente ocurre la disfunción del órgano y finalmente procesos
degenerativos y todo ello en presencia de bacterias.
Aún cuando las dos consecuencias finales de ambos polos son las mismas,
degeneración de la materia, dicha degeneración es diferente en su
manifestación en el caso de los polos biomagnéticos con polaridad positiva la
degeneración es de tipo retráctil o cicatricial y, en el segundo, es de lisis y
dispersión de tejido.
Esta gráfica final del Par Biomagnético nos informa de todos los proceso que
se siguen a la formación de un polo biomagnético asociado siempre a otro de
polaridad contraria y estricta resonancia bioenergética, ya que en teoría ambos
polos presentan la misma intensidad de carga, la misma frecuencia
biomagnética y el mismo número de partículas elementales, que he podido
constatar prácticamente ya que no es posible inhibir el polo de un Par
Biomagnético con el de otro par; es decir, que sólo se puede desactivar cada
Par Biomagnético empujando sus cargas internamente en contra otra, pero no
la dé un par contra otro par.

Los Ejes Biomagnéticos de Cuerpo Humano
En 1993 tuve la oportunidad de utilizar las barras magnéticas con el fin de
polarizar el agua y provocar el efecto de “par bioquímico” para acarrear
nutrientes hacia el interior del organismo y toxinas hacia el exterior; fenómeno
que teóricamente se consigue con el agua ionizada.
Existe la teoría de que el transportar coloides dentro de los espacios
potenciales que se crean por la polarización del agua, puede mejorarse la salud
en razón de que estos coloides acarreados actúan como nutrientes de las
células y que al mismo tiempo pueden desplazarse toxinas de ellas mismas, ya
que por pruebas de laboratorio se ha podido observar que la absorción de agua
se incrementó en los organismos cuando ésta -agua-, se encuentra ionizada.
En el organismo humano también es común observar que el agua destilada es
irritante de las mucosas y en cambio el agua con coloides es bien tolerada al
grado de utilizar esta vía para mejorar la hidratación como en el caso de los
sueros aplicados por vía endovenosa.
Sin embargo, cuando tomamos vitaminas y minerales en exceso, tanto estos
productos como otros nutrientes naturales no son bien absorbidos.
En igual forma, la edad presume un déficit de la absorción que no se ajusta a lo
normal por el simple acto de comer más y a ello se debe que pueblos bien
alimentados tengan problemas de mala nutrición y, pueblos con poca
alimentación aprovechen al máximo esta cualidad de los coloides en el agua
ionizada.
De acuerdo a un trabajo del Doctor Alexis Correl, quien trabajó para la
Rocheffeler Fundation, se demostró que “la célula es inmortal. Si en la práctica
diaria se degenera, envejece o muere, es sólo por el fluido en que flota, de tal
forma que si se le mantienen en un fluido apropiado con renovación de
elementos adecuados, teóricamente, se puede mantener viva en forma
indefinida”.
Es de todos conocida que al nacer contamos con un porcentaje de agua
corporal del 80% y ésta disminuye en relación directa a la edad, llegando hasta
un 70% en la edad adulta, pero esta proporción no sería tan significativa si el
agua, o sea, el medio en que flotan las células, fuese apropiada y se cree que
lo que desplaza el agua de las células son toxinas y radicales libres.
Esta pequeña introducción sólo me sirve para justificar el uso de barras
magnéticas con el fin de polarizar el agua que empecé a utilizar en 1993 para
mejorar la salud de mis pacientes, sin embargo, mi interés decayó porque los
resultados no son tan evidentes y porque la naturaleza crea estos fenómenos
en forma natural, ya sea por caídas de agua, por deshielos, por agua que corre
o por consumo de jugos de fruta y verduras naturales; el problema es que cada
día se pierde el contacto con la naturaleza y consumimos agua hervida,
purificada, ultrafiltrada, pasteurizada y esto hace que se pierdan los grados de

polarización y de coloides naturales; más aún en el caso de los jugos
comerciales y de otros productos naturales, estos espacios potenciales van
ocupados por metales tóxicos o por edulcorantes artificiales o por
conservadores químicos que son transportados hasta las células y las intoxican
y las envejecen prematuramente.
Tratando de buscar un nuevo uso para las barras ionizantes y toda vez que
acudían pacientes con disfunciones sin evidencia de patología, me propuse
buscar la presencia de fenómenos bioenergéticos que distorsionaron en forma
segmentaría el pH orgánico y lo conseguí, llegando a la conclusión de-que; así
como existen dos polos de rotación de la tierra, el geográfico y el magnético,
también existen dos grupos de ejes que cortan en segmentos al cuerpo
humano: ejes anatómicos y ejes biomagnéticos. Los primeros son bien
estudiados y se utilizan principalmente para la anatomía y para valorar la
postura corporal que como es sabido dividen en planos al cuerpo humano:
antero posterior, lateral y supero inferior o transversal.
El primer eje de simetría, antero posterior, se traza de la porción media de la
frente, bajando por el filo de la nariz, el mentón, la porción media longitudinal
del esternón, el ombligo, la sínfisis del pubis y cae en medio de los dos pies.
El segundo eje o lateral parte de la porción media de la cabeza, pasa por la
oreja, baja por el hombro, la línea axilar media, el trocánter mayor y llega al
maleólo externo del tobillo.
El eje transversal corta el cuerpo humano a la altura del ombligo en dos planos,
superior e inferior.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.